Mi primera aportacion: Ella vendrá en aquel tren

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi primera aportacion: Ella vendrá en aquel tren

Mensaje  Zampalibros el Lun 13 Oct 2008, 15:09

Ella vendrá en aquel tren


El tren se detuvo. No tenia reloj, ni manera de comprobar la hora, pero estaba seguro de que llegaba puntual. Como siempre. Mientras sonaba el chirriar de los frenos del ferrocarril me hice de nuevo aquella pregunta. ¿Vendrá hoy en este tren? No recordaba las veces que por mi cabeza habían pasado aquellas cinco palabras. Ni por cuanto tiempo llevaba esperándola. Pero estoy completamente seguro de que ella vendrá en aquel tren.
Los pasajeros comenzaron a abandonar sus vagones, y salir al andén. Muchos de ellos acudían al encuentro de familiares y amigos que esperaban pacientemente al igual que yo. Sin levantarme del banco en el que estoy sentado alzo la cabeza en su busca. Pero es difícil discernirla entre la multitud. Esos instantes de incertidumbre hacen aumentar mi desasosiego. ¿Vendrá hoy?
Recuerdo el día que cogí aquel tren. El día en que me separé de ella. Fue el mismo día en que le pedí que se casara conmigo. Yo la amo, pero aquella mañana habíamos discutido. ¿Quién sabe por que?, ¿Acaso no discuten los enamorados? Pero la discusión terminó con su “Sí, quiero”. Mis ojos se llenaron de lágrimas y hasta el teléfono móvil se me cayó de las manos.
Ahora estoy sentado en esta vieja estación. Esperando. Pensando si ha conocido a otro, si ha vuelto a ser feliz sin mí. Una parte de mi (la mejor parte de mi) quiere que haya rehecho su vida partiendo de cero, quiere que nunca coja ese tren. Hasta ese punto la quiero. Pero sé que ella vendrá en aquel tren.
Entonces, os preguntareis, ¿si tanto la quieres, por qué subiste al tren? ¿Por qué pusiste tanta distancia entre vosotros? ¿Por qué no eres tú el que se sube a ese tren o a cualquier otro para ir en su busca? En mi defensa debo decir que nunca compre el billete y que tampoco fui pasajero voluntario. Y si pudiera, ya me habría marchado hace tiempo. Vinieron a por mí y me obligaron a partir. Al igual que harán con ella.
La estación comenzó a vaciarse. Son en estos instantes cuando el pecho me golpea con más fuerza, y mi parte egoísta quiere verla. Quiere verla mirando hacia los lados en mi busca. Y que corra hacia mis brazos una vez me haya visto. Quiere volver a olerla, tocarla, besarla. Entonces recuerdo como llegue aquí. Porqué me trajeron. Iba conduciendo cuando le pedí que se casara conmigo. Hablaba por el móvil, por lo que ni siquiera pude ver su cara de sorpresa ante aquella pregunta que ni yo mismo esperaba. Unas lágrimas perlaron mis ojos y me distraje de la carretera. Mi coche quedó completamente siniestrado, y yo fui arrastrado hacia aquel maldito tren.
Ahora la espero. Que otra cosa puedo hacer. Dispongo de toda la eternidad, y esta espera, no es más que un instante. Pero un instante doloroso. Una tortura. Anhelar con toda mi alma el poder verla, poder tocarla, oler su aroma de nuevo; y desear que no sea hoy ese día. No querer que muera, como lo hice yo. Y mientras el andén se despeja aquella pregunta vuelve a mi cabeza. ¿Vendrá hoy en este tren?

....................................................

Espero que comenteis con sinceridad y espongais todo lo que no os guste del presente texto. A veces las críticas negativas pueden ser mas constructivas que las positivas.
Pero bueno a todo el mundo le gusta también que le crezcan el ego un poco y le digan lo mucho que les ha gustado algo que tu has hecho.
Asi que, tanto si es negativo como positivo, opinen.
Gracias.

Zampalibros
Homero
Homero

Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 13/10/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.