Quien no se cuida, se suicida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  OnixBloody el Dom 18 Mayo 2008, 23:02

Un cuento que escribí para el colegio. Un cuento realista:


*·Quien no se cuida, se suicida·*

....


eso es todo

*·OnixBloody·*



Bye... Cool


Última edición por OnixBloody el Jue 01 Oct 2009, 15:32, editado 3 veces (Razón : lo corregí, no me gustaba)
avatar
OnixBloody
Anne Rice
Anne Rice

Cantidad de envíos : 86
Edad : 24
Localización : En los rincones de mi imaginación..
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  Mademoiselle_Mysterio el Dom 18 Mayo 2008, 23:54

Bonjour nuevamente! clown
si hubiera leido esto cuando era mortal
me hubiera quedado un catatonica!
pero ahora bajo la nueva condición
en la que estoy lo encuentro
perturbadoramente adictivo!
simplemente no pude parar cuando lo lei
es trajico y angustiante!
capturo la esencia de lo que relataste!
me encanto!
Ciao!


by
+++Mademoiselle_Mysterio+++
avatar
Mademoiselle_Mysterio
Barón de Montesquieu
Barón de Montesquieu

Cantidad de envíos : 34
Edad : 25
Localización : En el reino de los cadáveres
Fecha de inscripción : 13/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  BloodyWriter el Sáb 14 Jun 2008, 12:45

wahhhhhhhhhhhhh
que coooooool!
me gustó!
ufff súper
pero pobres ese par
violadas
no no no
se lo merecía ese hombre malo Twisted Evil hahahahaha
muy bueno
en serio
avatar
BloodyWriter
Giovanni Boccaccio
Giovanni Boccaccio

Cantidad de envíos : 11
Edad : 29
Localización : En lo más oscuro del pensamiento
Fecha de inscripción : 28/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  MYL79 el Miér 10 Dic 2008, 02:25

y esto lo escribiste para el colegio
dejame adivinar... te llevaron con la psicologa escolar y te dijeron que estabas perturbado o por lo menos te dijeron cosas negativas de tu escrito jajajajaja
que mente tan cerrada tiene la gente, estos son de los mejores relatos que pueden existir en el mundo, el romance es facil pero el suspenso no lo entiende nadie a la perfeccion mas que la persona que lo escribe

Lo has hecho exelente!!!

espero leer mas de tus obras

Chemical kisses!!!

Marce
avatar
MYL79
Giovanni Boccaccio
Giovanni Boccaccio

Cantidad de envíos : 11
Edad : 24
Localización : Durango, Mexico
Fecha de inscripción : 28/03/2008

Ver perfil de usuario http://marcerock.hi5.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  pRiinceza cRueL el Lun 30 Mar 2009, 17:41

FELICIDADES!!!!!!!!!!!!!!!
Si tu escribist esta historia , realment t felicito y mis respetos para ti, esta increible m encanto
muxas felicidades Wink
avatar
pRiinceza cRueL
Giovanni Boccaccio
Giovanni Boccaccio

Cantidad de envíos : 16
Edad : 22
Localización : mii Caza
Fecha de inscripción : 20/03/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  mariana_way_mafia el Mar 21 Abr 2009, 17:25

me gusto.
la historia fue algo fuerte, pero estuvo bien escrita Smile
pero... ennserio lo escribiste para el colegio? xD
avatar
mariana_way_mafia
Edgar Allan Poe
Edgar Allan Poe

Cantidad de envíos : 55
Edad : 24
Fecha de inscripción : 17/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  j0r_mcrxxmurd3rxx el Sáb 25 Abr 2009, 11:56

:O:O mira l0 ke enkontre aka xD
por que no me pasaste la pag en ves de todo el texto xDD

ubiera sido mas fazil xD

tkmmm foe (K)
avatar
j0r_mcrxxmurd3rxx
Giovanni Boccaccio
Giovanni Boccaccio

Cantidad de envíos : 12
Edad : 25
Localización : mar del plata- bs as- argentina
Fecha de inscripción : 23/04/2009

Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/JORMCR

Volver arriba Ir abajo

Re: Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  OnixBloody el Mar 29 Sep 2009, 11:23

Hola no me gustaba como quedaron algunas partes así que lo corregí. Aquí esta mejorado xDD
Por cierto quiero que quién lo lea conteste una pregunta
¿Cuántas chicas son violadas en este cuento?
Gracias Smile


*·Quien no se cuida, se suicida·*

Ella se quiere suicidar. Tiene muy buenas razones, pues los padres la tienen encerrada en uno manicomnio. Pero ella se quiere suicidar no sólo por eso. Pobre chica, supongo que siempre la compadecí. Era una de esas chicas muy bulgares, inteligente, pero desperdiciaba esa inteligencia persiguiendo la moda e imitando actitudes que sólo la hacían mas inmadura de lo que era. Pero fue así cómo su vida que era color de rosas se opacó en tonos amargos de blanco, grises y negro. Yo creo que ella nunca tuvo escapatoria. Supongo que puedo decir eso porque siempre la observaba. Algo siempre me llamó la atención de esa chica. No era admiración ni curiosidad. Sólo tenía un presentimiento. Un presentimiento inquietante que alertaba un cambio profundo y doloroso. Algo que iba a romperle el hielo, definitivamente. Y al parecer nunca estuve tan equivocada, porque así fue. Una cuenta que estropeó el problema matemático; un huracán que arrasó con más de un cui-dad, casi literalmente.
Un día salió del colegio tan feliz como siempre y por estar distraída pensando quizá en una novela de televisión o en algún chico, no notó que la seguían. Yo que caminaba hacia prácticamen-te la misma dirección, vi cómo aquel hombre la contemplaba atentamente, a unos treinta pasos detrás de ella. Ella llegó a su casa y entró. El hombre esperó a que entrara. Luego tocó el timbre y se escondió a un costado de la puerta. Cuando vi que iba a atacarla, me detuve a una considerada distancia, para que no percibiera mi presencia testigo del ataque. En el rostro del tipo capté un de-seo exaltado. Era obvio lo que quería. Pobre de la chica, era seguro que la iba a violar. Cualquiera que conociera su simple rutina lo intentaría, y conseguiría sin mucho esfuerzo tener éxito en el asalto. Era una hermosa chica, supongo que eso lo justificó todo. Tuvo quizá mas de una manera de haber escapado de ese cruel ataque, pero como siempre, abrió la puerta sin mirar quién se encon-traba del otro lado. Al instante saltó el misterioso y maléfico hombre tapándole la boca y empuján-dola para adentro. Cerró la puerta, y sólo me limité a largar un suspiro.
Llegué a mi casa. Yo vivía al lado de la pobre chica, y como era mi costumbre, antes de abrir miré a todos lados y entré con un sigiloso cuidado. Me interné en mi gran casa a solas y me recosté en el sillón para pensar un rato, hasta que llegaran mis padres. De la casa de al lado no se oía ab-solutamente nada. Pero recuerdo cómo luego de una hora y media aproximadamente, se escucha-ron las incontroladas carcajadas de la chica. No me preocupé más, y fui a la cocina a comer algo.
»Cuando abrí la puerta un hombre saltó de la derecha de la puerta y tapándome la boca me empujó hacia dentro. Cerró la puerta y me arrastró hacia la habitación, dijo con voz excitada que me iba a violar, y sentí un miedo terrible. Cuando me estaba desvistiendo logre soltarme. Corrí hacia la cocina y él me siguió. Sin lograr zafarme de él me violó en la cocina. Fue una experiencia horrible, desagradable y aterradora. Cuando terminó se recostó sobre el piso y en ese momento se durmió. Supuse que estaba drogado hasta los tobillos. Como estaba en la cocina, en cuanto vi un cuchillo sobre la mesada lo tomé con fuerza sin pensarlo dos veces i casi inconcientemente, lo ma-té. Con el cuchillo de mi padre para cortar carnes perforé su estómago. Luego agujereé su corazón. Corté su muñeca, e hice un gran tajo en su cuello para asegurarme de que no estaba vivo. Dejé el cuchillo clavada en su abdomen y corrí a vestirme. Tenía que salir de ahí. Pero cuando me vi al es-pejo toda manchada de sangre, sólo pude reír. Empezó con una simple risa simpática, pero luego se convirtió en una inocultable carcajada de loca. Reía y reía sin saber por qué. Como pude me ves-tí y llamé a mi mejor amiga. Le dije que me habían violado y que había matado a mi violador. Todo entre carcajadas, obviamente. Primero creyó que era una broma, pero cuando por fin entendió que era cierto lo que le decía, colgó sin decir nada, y a los cinco minutos estaba en mi casa. Tocaron timbre y corrí a abrir la puerta. Quedó mal cuando vio al tipo muerto en el piso de la cocina. Corrió y llamó a mis padres mientras intentaba detener mis carcajadas. Yo no podía dejar de reír. Lo último que recuerdo es que mis padres llegaron y que entraron corriendo. En ese momento miré para la calle y vi a mi vecina con expresión de indiferencia, como de costumbre. Fue lo último que vi con claridad, ella se perdió en la imagen mientras veía cada vez más borrosa y supongo que caí al sue-lo.
Cuando desperté estaba en el hospital. En una cama más dura que un ladrillo y tapada con unas cobijas tan delgadas que era como cubrirse con una pluma. Tenía a mi mejor amiga sentada en una silla al lado de mi cama. Sólo me dijo que tenía cuatro noticias. Dos buenas y dos malas. Empezó por las buenas: Yo estaba perfecta, no tenía lastimaduras ni nada; y no estaba embaraza-da. Las malas eran: Era estéril, o sea que por eso no había quedado embarazada; y que me iban a mandar a un manicomnio por haber matado a aquel desagradable hombre. Entonces comencé a reír desquiciadamente otra vez, hasta que un rato después llegaron mis padres con una enfermera. La enfermera tenía una jeringa en la mando así que supuse que era algún calmante para que pu-dieran llevarme tranquilamente al manicomnio. Mí querida amiga prometió ir a visitarme todos los días que fuera posible, y yo confié en ella.«
Cuando se escucharon mucho más fuertes las carcajadas, decidí salir. Justo llegaron sus pa-dres, me asomé y vi cómo logró clavar la mirada en mí por unos segundos antes de caer desmalla-da al suelo. La miré con indiferencia, como si no me importara, ya que era mi costumbre mirarla así. Los padres de ella llamaron a la policía y la ambulancia. Yo me quedé contemplando los hechos como quien admira los fuegos artificiales en las fiestas, con la única diferencia de no llevar-se sorpresas ni felicidades. Quise ver el cadáver, así que antes de que llegara la policía me acerqué a contemplarlo. Que hombre desagradable a la vista, pensé. Más allá de estar todo cortado, desan-grado y por poco descuartizado. Parecía un dibujo, el típico cadáver de un hombre sobre un colchón de sangre, es decir, nada original. Examiné esa imagen por unos segundos. Luego me aparté y vi cómo la casa se despoblaba a gran velocidad mientras la policía se marchaba; los padres de la chi-ca desesperados seguían la ambulancia, y la amiga se ocupaba de hacer llamadas para informar de los hechos, como si fuera un noticiero trucho. Cuando la casa quedó en completo silencio, me sentí liberada y con el permiso de abandonar ese espacio para poder regresar a mi casa.
Un día más tarde, la chica ya estaba internada en el manicomnio, sólo por la excusa de reírse constantemente y sin poder explicar el por qué. Un por qué que no se supo ni desde el día en llegó ahí, ni hasta la fecha. Cuatro años lleva ahí encerrada, cuatro años desde que la violaron. Tengo una maldita costumbre ir al manicomnio. Y no es que tenga algún pariente ahí, pero me gusta con-templar la gente de ese lugar. Sus acciones, sus comportamientos, sus diferentes puntos de vista, me permiten abrir la mente y tener diferentes perspectivas de este mundo. Quizá sea una de ellos del otro lado del vidrio. Aún así, aunque voy todo los días y visito cada rincón de ese manicomnio, siempre esquivo la sala diecisiete, en el corredos tres. Es dónde ella habita. Nunca quiero que me vea, siempre lo evité y lo seguiría evitando, pues yo sé que ella desconfía de mi real existencia. Su-pongo que siempre tuvo una cierta cara de su ser que creía que yo era un fantasma o una imagen producto de su imaginación.
Hoy me encuentro de visitas más temprano que de costumbre. Anoche me enteré que mata-ron a su amiga. Al parecer intentaron violarla y como se resistió, la mataron. Esto ya está haciéndo-se una costumbre. Los asesinatos, secuestros, violaciones. En una sociedad como esta, hay que te-ner demasiadas precauciones, y quizá con todas las posibles en este mundo, no sea suficiente. A veces me siento vanidosa al pensar que la precaución que yo tengo es impecable. Siento que el poder de observación que tengo, nadie lo tiene. Pongo absoluta atención y observo cada detalle. Siempre me gusta ser la única que sabe lo que realmente pasó, con puntos, comas y sangrías. Aunque por alguna extraña razón, nunca nadie me pregunta. Quizá no me vean cara de testigo, qui-zá no me vean cara alguna. Pero hoy, hoy fue el día en la vi. Después de 4 años.
Estaba sentada en la cama riendo sin razones como de costumbre. Al verme, cesó de reír y me miró a los ojos desde su lugar. Me acerqué a su puerta y ella también. Pensaba en si debía de-cirle lo de su amiga. Me decidí por no decirle nada. ¿Por qué arruinarle más la vida a alguien que ya no entiende lo que es vivir? Mientras pensaba todo eso, vi como interpretó todo en mis ojos, fue como si me leyera los pensamientos. Como si su mente se hubiera conectado con la mía por unos segundos y logró examinar las malas noticias sobre su amiga. Al instante se le llenaron los ojos de lágrimas, y con una expresión de melancolía se volvió para la cama y se sentó de nuevo. Y con la mirada perdida, las manos entorpecidas y una postura erguida, comenzó a cortar tiras cabellos y a unirlos, hasta formar una especie de hilo. Luego se lo envolvió en el cuello. Era obvio lo que quería: Se quería suicidar.


Listo, adiós. Very Happy

*OnixBloody·*
avatar
OnixBloody
Anne Rice
Anne Rice

Cantidad de envíos : 86
Edad : 24
Localización : En los rincones de mi imaginación..
Fecha de inscripción : 18/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quien no se cuida, se suicida

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.